Regresar arriba

Aunque no lo creas, en México existe el Día de la libertad de expresión

2017 y parece que continúa la inquisición sobre la libertad de expresión e información en México.

Actual
Netlog

Por más de medio siglo, la Constitución Mexicana lleva escrita el manifiesto de la libre expresión de ideas. Han pasado gobiernos, presidentes y distintos hechos por contar que los artículos que avalan nuestro derecho a emitir nuestras propias ideas debería ser lo que son: leyes que dictan nuestra obligación y derecho.

Sin embargo, en la actualidad no es así. El país está librando una de sus etapas más tensas en lo que se refiere a la libertad de expresión.

Se ha convertido ya en un infortunio recurrente leer en las noticias sobre crímenes en contra de periodistas y defensores de derechos humanos, pese a que por ley el estado mexicano debe garantizar este derecho fundamental.

Más de medio siglo

En 1951, el presidente Miguel Alemán Váldes estableció el 7 de junio como el Día de la Libertad de Expresión en México. En la Carta Magna se puede encontrar, en los artículos 6 y 7, esta disposición.

El artículo 6 dicta que “la manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos de tercero, provoque algún delito o perturbe el orden público; el derecho a la información será garantizado por el Estado.”

Por lo tanto, el gobierno es el encargado de velar por el derecho a la información, que resulta una garantía potencial en la conformación de una sociedad como la nuestra.

El artículo 7 expone dos disposiciones más, referentes a la libertad de expresión: “Es inviolable la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquier materia. Ninguna ley ni autoridad puede establecer la previa censura, ni exigir fianza a los autores o impresores, ni cortar la libertad de imprenta, que no tiene más límites que el respeto a la vida privada, a la moral y a la paz pública. En ningún caso podrá secuestrarse la imprenta como instrumento del delito.”

Y añade: “Las leyes orgánicas dictarán cuantas disposiciones sean necesarias para evitar que so pretexto de las denuncias por delitos de prensa, sean encarcelados los expendedores, “papeleros”, operarios y demás empleados…”

Dos décadas más tarde, de una manera irónica, el presidente Luis Echeverría añadió, como parte de esta “celebración”, la entrega del Premio Nacional de Periodismo a los trabajos e investigaciones realizadas por el gremio periodístico.

El fortalecimiento de una profesión y de una garantía individual, con estas medidas, tuvo que cumplirse. Sin embargo, parece que no es así.

2017: el riesgo de ser periodista

Tan solo en este año, se ha registrado la muerte de siete periodistas, además de múltiples agresiones como la desaparición del periodista michoacano Salvador Adame o la agresión a la locutora indígena Marcela de Jesús Natalia.

Como respuesta, el gobierno federal, en mayo pasado, ofreció reforzar los protocolos de protección para periodistas y defensores de derechos humanos. Pero las agresiones continúan registrándose.

Los medios de comunicación se unieron en protesta por estos acontecimientos. Con el lema #YaBasta, en ese mismo mes.

Según el reporte de Freedom House Libertad de Prensa 2017, México es uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo.

La corrupción, el crimen organizado, la activación tardía o inoperante de los protocolos de protección son solo algunos de los factores que ponen en situación de riesgo a los periodistas en el ejercicio de su profesión.

No obstante, los medios de comunicación, nacionales e internacionales, han alzado la voz en pro de que este panorama no continúe en aumento y se aplique la garantía del derecho a la información y la divulgación.

 Por qué es importante la libertad de expresión

Hemos llegado al siglo XXI con muchos cambios. Los modelos de vida y la manera de pensar se han revolucionado.

Éste es el gran beneficio que busca ampararse en la libertad de expresión como motor del cambio. Entre nosotros, como sociedad, el hecho de expresarnos libremente nos ayuda a conformar un mejor entorno, haciéndolo más diverso y crítico.

Y con el cual tú puedes discernir. Puedes dar tu opinión sobre lo que tú desees. Esto ha sido gracias a los cambios que se han presentado en nuestra historia como país.

Más de medio siglo no basta para decir que el trabajo ya está hecho. Si bien la promulgación de estos artículos fue un gran paso para un país como lo es México, su aplicación y la práctica de estos está siendo diezmada.

Imagínate solo por un momento si no pudieras expresarte, si por decir tu punto de vista estuvieras en riesgo. Una vez que lo hayas imaginado, puedes comprender que hay que reforzar hoy más que nunca la libertad de opinión, del derecho a la información y su divulgación. En estos momentos, la información es precisa y la libertad para compartirla todavía más.

 

#LGS

 

 

 


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail