Regresar arriba

¿La grafología es una ciencia? Maryfer Centeno te explica que sí

La grafología es una ciencia que se nutre de la fisiología, la psicología y la neurología para analizar lo que tu escritura dice de ti.

Actual

Algunas personas consideran que analizar los trazos de la escritura para conocer la personalidad de la gente es una actividad esotérica pero no es así; en la grafología no hay elementos adivinatorios ni participa el azar.

La grafología se dedica al estudio de la relación entre cerebro y trazos, utilizando principios y leyes fundamentales para cualquier ciencia, como las métricas, hipótesis probadas, terminologías, técnicas y otros factores inherentes a cualquier ciencia humana.

La fisiología y la neurología en la grafología

En primer lugar, debes entender que la escritura es un acto complejo compuesto por una amplia serie de movimientos rítmicos.

Estos movimientos son consecuencia de un proceso neurofisiológico en el que intervienen muchos elementos: inicia en la corteza cerebral, pasa por la médula espinal, participan muchos músculos y termina con los movimientos de la mano; al mismo tiempo, se coordinan la vista y los pensamientos inconscientes para poder realizar un trazo.

Estos elementos, que son únicos en cada persona, explican porque la escritura es tan difícil de falsear.

La psicología en la grafología

Además de estos elementos, al escribir también intervienen elementos como el proceso de aprendizaje en las primeras etapas escolares, así como diversos factores de maduración psicobiológicos, los cuales convierten a la escritura y a los trazos en una proyección de la psique de quien escribe.

Para probar esto, se han hecho muchos estudios a lo largo de la historia, como el que hizo el Instituto de Investigaciones Psicológicas en Milán, el cual llevó a cabo un experimento con 839 personas, que permitió identificar 226 signos gráficos que, al repetirse de persona en persona, revelaron características psicológicas, tendencias y aptitudes de los individuos.

Cada experimento revela con extraordinaria exactitud la personalidad de las personas, por lo que la grafología, además de ser una ciencia, puede describirse como una comunicación inconsciente de los individuos: sin darnos cuenta y sin planearlo, al escribir revelamos nuestra personalidad.

Es una ciencia construida a lo largo de más de un siglo

Existen detractores de la materia, desde personas sin estudios que pretenden llamar la atención argumentando una relación de la grafología con elementos esotéricos, hasta profesionales que desconocen a profundidad la materia pero la critican. Sin embargo, la grafología es incluso más antigua que la psicología, habría que remontarse al abate Michon hacia 1870.

Estoy segura que la grafología ha sido criticada por falta de información, puesto que el desconocimiento en la materia aún es muy común, sin embargo, la grafología tiene rigor científico; el estudio profundo de la grafología tiene que ver con el estudio del cerebro humano (claro que aún nos falta mucho por conocer sobre ese músculo maravilloso al que llamamos cerebro).

La grafología es parte de la psicología humanística porque se ocupa de la voluntad, la responsabilidad moral, la conciencia del yo y los estímulos del individuo en general.

A lo largo de más de 130 años de estudios, diversos psicólogos, psiquiatras, médicos, filósofos, fisiólogos y científicos han analizado las escrituras de diferentes personas, gestando la construcción del instrumento llamado grafología que actualmente goza de gran reputación y validez en Europa, especialmente en España y Francia.

Y antes de revisar Wikipedia te pido que estudies a Jung, a Jch Guille, Eduardo Calixto, Mauricio Xandro, Alfred Binet, Crepieux jamin, Marco Marchesan, Elizabeth Wenk Wehmeyer, Rebeca Gonzalez, Augusto Vells. Una vez que los leas espero tus comentarios.


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail

Soy abogada y perito, escribí ‘Grafomaniatics’ y ‘Grafología en el amor’. Colaboro en radio, en televisión y llevo mi pasión hasta el café, sí en Campeche 228, Condesa, donde está mi Grafocafé. Me casé, tengo un perrito yorkie, amo el chocolate tanto como ir al cine. Aquí descubrirás mucho sobre ti, tu pareja y los demás a partir de todo lo que no se dice con palabras.