Regresar arriba

Las prisiones de México, una cadena perpetua de corrupción

Desde los penales de máxima seguridad hasta los centros penitenciarios municipales, en las prisiones de México crece la violencia.

Actual

Lejos de ser centros donde se cumple la justicia en un entorno de readaptación social, las prisiones de México han sido los sitios perfectos para que se recrudezca la violencia en distintos aspectos: violaciones a derechos humanos, autogobierno, corrupción, tráfico de influencias, entre otros.

Al respecto, la Comisión Nacional de Derechos Humanos presentó el informe del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2016 en el cual destaca los principales problemas del Sistema Penitenciario Nacional.

El objetivo de este reporte anual es verificar las condiciones de internamiento de los reos mediante una evaluación hecha a instituciones de reclusión federales, estatales y municipales.

19 centros penitenciarios federales, 131 estatales, 42 municipales, tres militares y cuatro centros que integran el Complejo Penitenciario de Islas Marías fue la muestra, de un total de 392, para la realización de este estudio.

Los resultados

El top cinco de las peores prisiones de México se encuentran en los estados de Nayarit, Guerrero, Hidalgo, Quintana Roo y Tamaulipas.

Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria. CHDH

Nayarit reporta al Centro de Rehabilitación Social Venustiano Carranza con una calificación de 4.37. La numeralia resume que en este centro nada funciona como debiera ya que este no cumple con ninguno de los estándares del Sistema Penitenciario como por ejemplo: la garantía de una estancia digna, las condiciones de gobernabilidad, la integridad del interno, la reinserción social del interno.

De acuerdo con el diagnóstico de la CNDH, el Centro de Rehabilitación Social Venustiano Carranza (mixto) presenta las siguientes deficiencias:

  • Hacinamiento
  • Sobrepoblación
  • Insuficiencia de personal de seguridad
  • Deficiencia en la imposición de sanciones disciplinarias
  • Insuficiencia en los procedimientos para la remisión de quejas de probables violaciones a los derechos humanos
  • Inexistencia o insuficiencia de instalaciones necesarias para el funcionamiento

En Guerrero, la cárcel de Chilpancingo tuvo la calificación más baja con 3.91, seguida por la de Taxco con 4.39, Iguala con 4.48 y Acapulco logro un 4.6.

Verde, centros que aprueban. Amarillo, centros intermedios. Rojo, centros penitenciarios con calificación reprobatoria. Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria, CNDH.

La escala de evaluación de este informe va de 0 a 5.9, reprobatorio,  6 a 8, intermedio,  8 a 10, cumple con los estándares.

Los centros militares muestran una puntuación aprobatoria, ya que sus instalaciones son limpias, no hay autogobierno y lo más importante: no hay sobrepoblación.

Esto tan solo es la ventana estadística de la violencia y la crsisis de derechos humanos que va en aumento cada día, cada jornada y cada año sin que se muestre un avance en la conformación de las prisiones en México.

De la fuga del Chapo y el motín de Ciudad Victoria

Siete horas de intensa balacera en el Centro de Ejecución de Sanciones de Ciudad Victoria entre internos y autoridades, del Cefereso 1 —en 2015— se fuga por segunda vez Joaquín el Chapo Guzmán, motín entre dos grupos de presos en Topo Chico, Monterrey, nueve muertos en la cárcel de Iguala en la incursión de un grupo armado que ingresa pasándose por guardias, éstos han sido algunos de los encabezados de las noticias que se leen sin que las autoridades logren hacer un cambio al respecto.

En el penal de Ciudad Victoria se registró un enfrentamiento entre internos pertenecientes a grupos del crimen organizado y los guardias del lugar. El saldo de este choque fue de siete personas muertas, tres policías y cuatro internos.

Ubicado en Calzada General Luis Caballero, Tamaulipas, el Centro de Ejecución de Sanciones de Ciudad Victoria tiene capacidad para alrededor de 251 personas, sin embargo, éste pertenece a la lista de los estados con graves problemas de mantenimiento y violencia del diagnóstico de la CNDH.

El crimen organizado ha incidido en éste y varios centros del país.

El exlíder del Cártel de Sinaloa logró fugarse del penal Puente Grande, Jalisco, considerado como uno de los más seguros del país.

Del Cefereso 2 Occidente o penal Puente Grande, que tiene una capacidad para 836 reos pero presenta problemas de sobrepoblación, el Chapo Guzmán logró escapar escondido en un carrito de lavandería.

 

En la saga del delito, el Chapo pudo repetir una nueva fuga en  2015, cuando huyó del Cefereso 1 Altiplano “Almoloya de Juárez”, una prisión de alta seguridad.

Pero no en todas las prisiones es fácil de escapar, todo depende de las influencias y las conveniencias que estén en juego. Suponer que si un reo pertenece a un cártel no es signo de que cuente con inmunidad. Es echar la moneda al aire.

En marzo de 2017, del penal de Apodaca, Nuevo León, se difundió un video donde unos reclusos, vestidos con ropa de mujer, se encuentran lavando el suelo de unas de las galerías mientras otros internos los agreden.

Presuntamente, se trataba de un conflicto entre integrantes del Cártel del Noroeste y los del Cártel de los Z.

En la prisión de Topo Chico, Monterrey, e Iguala, Guerrero, las riñas entre grupos del crimen organizado han provocado los choques entre internos y sus decesos, ante la inacción de las autoridades.

Violencia, corrupción y derechos humanos

La aplicación del diagnóstico de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, además de ser un reporte estadístico, es un informe que permite visualizar el panorama de la violencia en los reclusorios.

Con los datos arrojados, las autoridades son capaces de planear un programa de mejoramiento y prevención. Sin embargo, la corrupción y el conflicto de intereses incide en la estructura del Sistema Penitenciario.

La sobrepoblación, la falta de mantenimiento en las instalaciones y la ausencia de un proyecto de reinsersión social, así como los factores externos como la figura del crimen organizado en el mando de estas prisiones configuran el peor panorama de las penitenciarias mexicanas.

#LGS

 

 

 


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail