Regresar arriba


Kate Middleton ahora tiene un vestido con su nombre

Ya puedes comprar un vestido Kate Middleton.

Chic

 

Dolce &Gabanna firmó el vestido que la duquesa de Cambridge usó durante su visita oficial a Canadá en septiembre del año pasado.

Así que ahora puedes entrar al portal Net-a-porter y comprar un vestido Kate Middleton por $2,675 dólares.

El modelo inspirado en los años cuarenta es color verde, botones blancos y una lazada a la altura del cuello.

 

vestido-kate-middleton

 

 

 

Esta no es la primera vez que se bautiza una prenda en nombre de una celebridad.

 

Primero fue Kelly

Este bolso Hermés diseñado en 1937 fue bautizado en nombre de la princesa Grace de Mónaco veinte años después de su creación. Se le dio ese nombre porque Grace lo convirtió en su sello personal.

 

FOTO: Pinterest

 

Después fue Birkin

Cuando Jane Birkin y Jean Louis Dumas – presidente de Hermés en los ochentas- se encontraron en un vuelo, ella le comentó que el espacio del bolso Kelly era muy reducido y él le prometió diseñar un bolso a su altura. Fue así como el rediseño de este modelo fue rebautizado e hizo de este el modelo más caro de la historia, pues hubo quien llegó a pagar 340.000 euros en una subasta de la casa Christie’s realizada en Hong-Kong, hace apenas unos días.

 

FOTO: Pinterest

 

Jackeline Kennedy

El bolso Jackie de Gucci se creó desde los cincuenta pero cuando viern que la entonces primera dama llevaba a todos lados este modelo, decidieron bautizarlo en su nombre.

 

FOTO: Pinterest

 

Stan Smith

Es un ex tenista estadounidense que cedió su nombre a estos populares tenis blancos de Adidas. En algún momento el tenista llegó a declarar que  “hay chicos que se creen que soy una zapatilla”.

 

FOTO: Pinterest

 

Michael Jordan

El basquetbolista más popular de los noventas dio su nombre para bautizar este modelo de Nike.

 


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail

Antes no me gustaba escribir, ahora soy redactora. Me gusta contar chistes malos, ver películas, series y opinar sobre ellas aunque no me pregunten.