Regresar arriba


Para lucir como celebridad, debes sufrir como una con el Megaformer

En Hollywood también sufren haciendo ejercicio, para muestra, el Megaformer.

Chic

Este método de ejercicio es tan intenso y, al mismo tiempo, tan efectivo, que sin importar el dolor te volverás adicto.

Con la plena decisión de dejar atrás su etapa como “el gordito de la clase”, el Administrador de empresas, Sebastián Lagree dedicó años de su vida a construir una máquina que cubriera sus necesidades para ejercitarse. Así surgió, en el 2005, el Megaformer, un aparato que reúne lo mejor de dos mundos la fuerza del fisicoconstructivismo y la tonificación de los pilates.

 

 

Gracias a esta monstruosa máquina Kim Kardashian volvió a su figura pre embarazo, Michelle Obama tiene hombros de concurso y Calvin Harris se mantiene en forma para hacer que las tornamesas sigan sonando.

“Necesitaba pensar un entrenamiento que diera los mismos resultados que correr o levantar pesas, y que además lograra tonificar y esculpir. Todo eso sin dañar el cuerpo”, expresó Lagree.

 

 

Este mecanismo de alta intensidad y bajo impacto garantiza resultados notorios gracias al trabajo que logra al conjuntar el entrenamiento de los cinco elementos básicos fitness. El Megaformer funciona por medio de la resistencia de un resorte que se ajusta dependiendo de la intensidad con la que se hacen los movimientos.

 

 

¿Cómo funciona?

Cada centro de actividad en el que se utiliza el Megaformer funciona de diversas formas. Las rutinas duran alrededor de 40 minutos; los entrenamientos son recomendados por el gurú creador de esta máquina.

El “skater”, “nadador”, “la prensa curva” o la “espalda sexy” son los nombres de algunos movimientos que trabajan en los abdominales, tríceps o espalda. A diferencia de otras actividades, con este entrenamiento tendrás garantizado que hasta los músculos que no tenías idea que existían, los trabajarás.

 

Los movimientos que se hacen sobre el aparato son acompasados, lo que favorece la resistencia, aumenta la oxigenación muscular y quema calorías por un periodo más prolongado al habitual. Además, disminuye la posibilidad de hipertrofia y al recurrir a los entrenamientos específicos en conjunto con la amplitud de ángulo y movimiento hacen que los músculos tengan una apariencia mucho más delgada.

Originario de Francia, Sebastian Lagree, patentó su máquina en el 2001 y tuvo que endeudarse con 15 tarjetas de crédito para pagar 150 mil dólares para costear el prototipo del Megaformer.

Una década más tarde el empresario ya se olvidó de esta deuda, pues la inversión trajo consigo máquina que se han vendido como pan caliente alrededor del mundo, se venden en un precio aproximado de 132 mil pesos. Alrededor de 300 gimnasios cuentan con el permiso necesario para implementar esta tecnología fitness.

 

#ACT


"La chica de las listas". Me gusta la cumbia desde antes que fuera cool, pero también le sé a la literatura, Joy Division, The Smiths, y los chismes del momento.