Regresar arriba


Sí, existe algo que se llama yoga de cama y te va a encantar

¿Quieres relajarte o hacer un poco de ejercicio pero no tiene la mínima intención de dejar la cama? Aquí la solución con el yoga de cama.

Chic

Lo sabemos, dormir es una de las actividades más ricas y placenteras; para ti que eres un as en la cama, durmiendo, claro; tenemos una propuesta mucho mejor: yoga de cama. Sí, eso existe y te aseguramos que te convertirás en fan número uno de esta relajante actividad que ya tiene más  variantes .

Justo en la mañana, cuando estás en el limbo de sentirte lleno de vitalidad y no estar seguro si realmente merece la pena ir al trabajo, unos minutos practicando estas posturas de yoga desde tu cama, te brindarán la energía necesaria para comenzar tus actividades.

En el nivel que estés, desde tan flexible como un tronco hasta categoría liga, practicar un par de posiciones de yoga te ayudarán a despejar tu mente y deshacerte de la molesta tensión muscular; además, notarás mejoría en la manera que descansas y tus horas de sueño.

EEs recomendable de te deshagas de todo aquello que te estorbe, cobijas, mantas y almohadas, esto con el fin de tener una superficie uniforme en la que tu cama será el sustituto ideal de una colchoneta de yoga.

#bedyoga

A post shared by Rachel Koehn (@rachelkakes) on

Doble relajación con las posiciones del yoga de cama

 

Aquí te dejamos una lista de movimientos que puedes intentar sin temor a fallar, inclusive, puedes adecuarlos y modificarlos de acuerdo con tus capacidades físicas.

 

  • Bebé contento

En esta postura estarás trabajando con tus caderas, piernas y espalda baja. Como si fuera un bebé, recuéstate sobre tu espalda, dobla tus rodillas y sujeta tus pies con las manos; jala tus rodillas en dirección a la cama. Mantente así durante cinco respiraciones largas, después exhala y suelta.

 

  • Flexibilidad en las extremidades

Recostada de costado, levanta la pierna derecha lo más alto que puedes, con la mano correspondiente manten el equilibrio sujetando tu pierna. Puedes mantener elevado el torso o bien dejar que el brazo que está libra sostenga un poco del peso.

Quédate así durante cinco respiraciones cortas y después repite con la pierna izquierda.

  • Medio arco

Recuéstate de espaldas, dobla tus rodillas y coloca la planta de tus pies lo más cerca que puedas de tus glúteos. Presiona con tus pies y levanta tus caderas hacia el aire, soporta tu peso colocando las manos en tu espalda baja. Cinco respiraciones bastan.

  • Cobra 

Esta postura favorece el estiramiento de tu pecho y espalda, además de que trabajas tus abdominales.

Recuéstate sobre tu estómago, y lentamente incorpórate apoyada por tus brazos; deberás sentir la presión en tus hombros. Mantén tu cadera completamente pegada a la cama y saca el pecho lo más que puedas. Un plus de relajación lo puedes obtener al girar de manera  lenta tus hombros hacia la espalda.

 

 

#ACT


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail

“La chica de las listas”. Me gusta la cumbia desde antes que fuera cool, pero también le sé a la literatura, Joy Division, The Smiths, y los chismes del momento.