Regresar arriba

El tabú de ser mujer cuando se viaja al espacio exterior

¿100 tampones está bien para ir al espacio? ¿Cómo te vas a peinar? y otras preguntas absurdas que han hecho a las astronautas.

Cultura pop
Sally Ride. Foto: NASA

¿Alguna vez te has preguntado qué tan lejos de nuestro planeta ha llegado el hombre? El 12 de abril de 1961, el astronauta soviético Yuri Gagarin fue el primer ser humano que viajó al espacio exterior.

Esta es una efeméride bastante escuchada y recurrente en la memoria del calendario internacional, sin embargo, ¿qué hay sobre el papel de la mujer en la carrera espacial.

En la época de la Guerra Fría y la competencia del viaje interestelar entre Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el hecho de lanzar al hombre a la aventura del espacio era un tema tan importante como el armamentista.

Mujeres en el espacio exterior

Con el nombre clave Chaika (Gaviota), Valentina Tereshkova fue la primera mujer en realizar un viaje espacial, el 16 de junio de 1963. Chaika realizó el sueño que miles de mujeres tenían a pesar de las normas sociales y de género de aquella época.

Sin embargo, ¿qué tan lejos de los prejuicios ha llegado la humanidad? La historia y los hechos actuales responden: no tanto. Después de Valentina Tereshkova, la NASA tardó 20 años en enviar a una mujer estadunidense al espacio. En 1983, la física Sally Ride integró la misión STS-7.

Sally Ride. Foto: NASA

¿Cuestiones de género? De 225 astronautas que han viajado al espacio, 56 han sido mujeres. Tanto la NASA como el Programa Espacial Soviético realizaban investigaciones sobre la diferencia entre el organismo del hombre y la mujer.

Estas investigaciones no podían desprenderse del tabú de la sociedad científica: ¿una mujer es capaz de ir al espacio?

Preguntas absurdas

Esta pregunta rondó los albores de la experiencia espacial. Científicas de todas nacionalidades se han topado con el freno de esta pregunta casi sexista, justo también en el siglo XXI.

Las preguntas van desde: ¿cómo te peinarás?, ¿la presencia de una mujer en una nave causará ruido entre los astronautas? Y el tabú sobre la menstruación: “¿cien es el número adecuado?” esto fue lo que un ingeniero le preguntó a Sally Ride cuando ella viajó al espacio. La NASA decidió empacar 100 tampones para la misión.

Los ingenieros también pensaban diseñar un kit de maquillaje para las astronautas pero con el tiempo esto cambió y se comprendió que, en un viaje espacial, las herramientas son las mismas para cualquier género.

En vísperas a la segunda década del siglo XXI, la ciencia y la tecnología han permitido a la humanidad superar grandes retos pero aún cuesta cambiar la perspectiva de género que permea tanto a científicos como a la sociedad, desde hace más de 50 años.

#LGS


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail