Regresar arriba

Conoce el top 10 de lo mejor y peor del cine de Cantinflas

Ahí está el detalle, chatos. Que les venimos presentando lo que viene siendo un listado de cantinfleadas, ¿verdad? Porque uno dice pero a la vez no dice

Gossip
Netlog

Mario Moreno Reyes fue la mente detrás de uno de los personajes más memorables de la comedia mexicana, el “peladito” Cantinflas. Una trayectoria de 47 años que resultó en más de 50 películas, de las cuáles te presentamos las 5 mejores y peores del inventor del cantinfleo.

Tao GIF - Find & Share on GIPHY

 

Del hombre que fue elogiado por Charles Chaplin cuando en una entrevista dijo “No ha nacido ningún cómico mejor que este señor Cantinflas” , sabemos de su carácter hosco, problemas familiares y hasta líos amorosos; pero lo que en verdad hay que reconocerle es la maestría con la que condujo la mayoría de sus películas.

 

Las 5 mejores películas de Cantinflas

 

  1. ‘Ahí está el detalle’, 1940

Considerada por la crítica como una de las mejores películas de la época del cine de oro mexicano, ‘Ahí está el detalle’ es una comedia de enredos en la que Cantinflas es acusado de cometer un misterioso asesinato.

Fue esta película la que dio forma al personaje que catapultó a la fama a Moreno Reyes. En ella se da a conocer ese mítico cantinfleo que además lo salva de apuros y situaciones incómodas.

Los juegos de palabras, el retrato de la familia mexicana de la década de los 40, el ingenio, los pantalones caídas, la camiseta raída y el sombrerito peculiar, son el mejor motivo para dejarse encantar por el humor del apodado “El mimo de la gabardina”.

 

2. ‘Gran hotel’, 1944

Con su personaje de vago desinteresado, el actor originario de la Ciudad de México encuentra trabajo como botones de un hotel después de ser echado de su casa. En el lugar donde trabaja se hospeda un singular personaje, un duque que todos deben tratar con extrema cortesía.

De nuevo, los enredos y confusiones se presentan, pues por la excéntrica forma de actuar del botones, todos piensan que él es el duque. Su vena cómica en gran esplendor es la razón que necesitas para disfrutar de este filme.

 

3. ‘El bombero atómico’, 1950

Porque en realidad este hombre podría hacer cualquier cosa en su personaje de Cantinflas, en la película ‘El bombero atómico’, el histrión principal está desempleado y por azares del destino una mujer le deja una niña para que se haga cargo de ella. Mientras tanto, busca toda clase de empleos hasta que encuentra uno como bombero.

Por una irónica circunstancia, le reconocen su “excelente” desempeño y “valentía” al prestar su servicio; inclusive le dan un puesto de gendarme. En la trama se enfrenta a los peores criminales de la zona, por su tibia actitud vive las más cómicas situaciones.

Los gags  son ágiles y sarcásticos, pese a lo desastroso que llega a ser Cantinflas, siempre demuestra que puede ser más ágil que sus superiores.

 

4. ‘El señor fotógrafo’, 1953

Con la particular desfachatez de Cantinflas, en este filme de principios de los 50, el ventajoso personaje trabaja como ayudante en un estudio fotográfico, pero todo cuanto hace sale mal.Cuando su empleador se percata de ello, decide despedirlo.

Nada detiene a Cantinflas, pues decide empezar un negocio por su cuenta. El humor que utiliza se basa en mofarse de las personas que visitan su estudio. A partir de ese momento, otras historias se enlazan para darle un divertido giro a la trama.

 

5. ‘¡A volar joven!’, 1947

Siguiendo la línea de burlarse de las desventajas físicas ajenas, en esta cinta Cantinflas es obligado a casarse con la hija de un acaudalado hacendado con el que trabaja. Pese al dinero, las propiedades y beneficios de los que gozará una vez que se case, no le parece un trato justo, pues su futura mujer es poco agraciada —la actriz es la bellísima Miroslava.

Su “fatal” situación se ve favorecida cuando le llaman del servicio militar, pues debe presentarse a concluirlo. Ahí hace todo lo posible para posponer la boda; desde ser indisciplinado hasta pilotar un avión sin siquiera tomar un curso.

Los eventos que se presentan tienen picardía e inocente cinismo que provocan que el espectador se identifique con el personaje principal.

 

Las cinco peores películas de Cantinflas

Lo que hacía tremendamente gracioso a Cantinflas era su eterna desfachatez, la insolencia y habilidad para sortear cualquier clase de problemas. Sin embargo, a mediados de la década de los 60, el rol de este hombre cambió. Comenzó a transformarse en un predicador de la moral y las buenas costumbres.

Al igual que otros actores de la época del cine de oro mexicano, que vieron arruinada su carrera cuando envejecieron pues sus papeles ya no encajaban con la modernidad de la época, Mario Moreno se transformó en aquello que en su momento criticó en la trama de sus películas.

 

  1. ‘El barrendero’, 1981

En esta película, Cantinflas personifica a “Don Napo”, un barrendero preocupado por su comunidad que intenta ayudar a todo el que lo necesite, pese a él mismo ser un personaje humilde.

Ya con 70 años encima, el actor seguía haciendo pícaras bromas a las muchachitas, cosa que perdió todo sentido por la abismal diferencia de edad y la falta de gracia.

“Don Napo” fue el último cansado personaje que Moreno interpretó en pantalla grande, la presencia de los sermones moralinos convierten al actor en el abuelito gruñón, ese mismo del que huía cada que se presentaba frente a la cámara.

     2. ‘Conserje de condominio’, 1973

En esta cinta su postura paternal arruina el clima cómico que pudo existir. Úrsulo trabaja como conserje en un edificio en el que vive toda clase de gente; modelos, hippies, y hasta espiritistas.

Cualquier guiño de sagaz cinismo quedó en el olvido, Mario Moreno olvidó lo que alguna vez significó ser aquel “peladito” mal vestido y contestón cuando se tornó en juez de la juventud. En ‘Conserje de condominio’, el personaje, además de intentar resolver los problemas de los inquilinos a través del bien, critica a los hippies de la época.

 

3. ‘El señor doctor’, 1965

A diferencia de su primeras películas, en esta Cantinflas pasa de victimario a víctima. El doctor Salvador Medina vive en un pueblito que le impide seguir actualizándose; para poder darle un mejor servicio a su comunidad se va a estudiar a la Ciudad.

En ese lapso trabajada en el Seguro Social (primer golazo), en donde demuestra que la gente que presta servicio ahí es cálida y responsable con los pacientes (segundo golazo). El humor inherente de Mario Moreno se queda atrás, dándole paso a la compasión, además de limpiar la imagen de una institución gubernamental que desde esa época era criticada.

4. ‘El padrecito’, 1964

Este filme fue criticado en tanto habló de la religión, también de la forma en que algunos curas se conducen con sus feligreses. Moreno Reyes actúa como aquel mediador entre el bien y el mal que además intenta educar y ser moralino.

Un tema delicado que ni siquiera con los pequeños guiños de humor se salvan de sonar a salmos parroquiales.

5.’El ministro y yo’, 1975

De las penúltimas actuaciones del “mimo de la gabardina”, la necedad y terquedad con la que Cantinflas pretende educar a los personajes secundarios de la película es hartante. Ni siquiera lo disfraza con algo de humor o chistes blancos, el papel de señor gruñón se convirtió en una carga triple para el actor.

En la trama Moreno es un hombre común que defiende a un desprotegido hombre que desea recibir el pago justo por los terrenos que el Estado quiere comprarle. Para no variar, al final el bien triunfa; además, el protagonista cierra con un discurso de armonía y paz social.


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail

"La chica de las listas". Me gusta la cumbia desde antes que fuera cool, pero también le sé a la literatura, Joy Division, The Smiths, y los chismes del momento.