Regresar arriba


Estamos Unidos Mexicanos, el concierto que alegró a un país

Los artistas utilizaron el micrófono para enviar mensajes de paz, amor y recordar la importancia de nunca dejar de apoyar a nuestros hermanos.

Ocio

Más de 200 mil mexicanos y 16 artistas de todo el mundo se dieron cita en el Zócalo Capitalino para homenajear a las 369 víctimas del sismo que cimbró el territorio Azteca el pasado 19 de septiembre.

Muchos a través de plegarias, otros con frases de aliento. Algunos más con voces cuasi revolucionarias que invitaban a la desobediencia civil. Los menos con su donativo a diferentes iniciativas como la reconstrucción de casas, las colectas de víveres, etcétera.

En las pantallas el dolor no cesaba; transmitieron destrucción, muerte, derrumbes durante todo el show que de una u otra manera fueron opacadas por las voces que se reunieron en la plancha.

Los integrantes de Bronco, desde el norte, irrumpieron las cantaletas y silbidos hostiles que impacientarían al mismísimo Mahatma Gandhi. Camila, Julieta Venegas, Sin Bandera, Carla Morrison y las Ha-Ash continuaron el ritual de la diversión.

Pero el ruidarajo de la fiesta se vio interrumpido por los héroes que nos dieron patria: los rescatistas, topos, bomberos, policía, militares y caninos que arriesgaron su vida para salvar a quienes fueron devorados por los escombros.

Un minuto de silencio monstruoso dio paso a la entonación del himno nacional, luego a los aplausos desenfrenados y después a la música mexicanísima de Pepe Aguilar, pero también a Enrique Bunbury, quién a ritmo de Mariachi interpretó “El hijo del pueblo”, “Aunque no sea conmigo” e “Infinito”.

Qué noche más mexicana, qué tiempos para estar vivo.

Ojalá cuando lleguen a su casa, todos tengan en la mente que México necesita todavía su apoyo. Quédense con el mensaje de su artista favorito, no importa si es Timbiriche, Mon Laferte o Miguel Bosé. Pero hoy y siempre, apoyen a sus hermanos sin casa, a los que duermen en casas de campaña o sobre el frío pavimento.

Demostremos que no solamente a fue u festejo de particulares para “distraernos”, como algunos gritaron. Reconstruyamos está nación, de ser posible, con nuestras propias manos. Hoy son ellos, mañana podríamos ser nosotros.

#GAM


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail

No soy guapo como Brad Pitt ni simpático como Chespirito. Siempre aprendo cosas nuevas y luego las escribo para ustedes.