Regresar arriba


La Jornada enfrenta uno de los momentos más críticos de su historia

Tras pasar por problemas financieros y el desafío de la era digital, La Jornada tiene que sortear el descontento de su sindicato.

Actual
elfinanciero.com

La Jornada, periódico con más de 30 años de existencia en la escena periodística del país, atraviesa por una situación muy complicada y es que integrantes del sindicato de trabajadores de esta publicación emplazaron a huelga después de conocer que sus prestaciones se reducirían.

Tal parece que el futuro alcanzó a este periódico, pues con el auge del internet se han reducido los ingresos para La Jornada y, por lo tanto, para sus trabajadores.

Qué piden los trabajadores

La huelga de trabajadores explotó el pasado viernes 30 de junio.

Alrededor de las 17 horas, integrantes del Sindicato Independiente de Trabajadores de La Jornada (Sitrajor) cerraron las instalaciones de este publicación, impidiendo la entrada y salida de los reporteros que se oponían al paro de labores.

De esta manera, La Jornada se dividió entre quienes emplazaron a la huelga y quienes quieren dar una solución al problema de los contratos colectivos.

Judith Calderón, secretaria general del Sitrajor, argumentó que la huelga es en defensa del contrato colectivo de los trabajadores, ya que se había recortado el ingreso entre un 25 y 45 por ciento. Además de que ese recorte se llevó desde enero a junio de este año.

En defensa del contrato colectivo, los trabajadores propusieron hacer un recorte del 35 por ciento, “con el que Demos (Desarrollo de Medios) dejaría de pagar entre 28 y 30 millones de pesos al año pero no lo aceptaron”, explicó Judith Calderón.

Según la secretaria del Sitrajor, Demos planea aplicar una reducción del 70 por ciento en todas las cláusulas de su contrato, después de que se han dejado de pagar las prestaciones a los “jornaleros”.

La otra cara de la moneda

Ante la convocatoria hecha por el Sitrajor, algunos reporteros, moneros, redactores y empleados de La Jornada se han mantenido trabajando dentro y fuera de las instalaciones.

Algunos de ellos aluden a la dinámica del nuevo panorama digital. La Jornada es un medio que debe de adaptarse, aluden, y es por ello que las condiciones de trabajo e ingresos no serán las mismas.

En pro de que el periódico no colapse, este otro sector de los trabajadores llaman a la negociación del contrato. La periodista Blanche Petrich explicó en una publicación:

“Hace años discutimos internamente sobre la necesidad de ajustar el CCT (Contrato Colectivo de Trabajo) a las posibilidades reales del diario para sobrevivir con finanzas sanas y un mínimo de garantías laborales para los trabajadores”.

La resolución

Hasta el momento, la respuesta de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje declaró inexistente la huelga que sostiene el Sitrajor desde el viernes pasado.

Esto debido a que no cumplieron con los estatutos para emplazar a una huelga, como el comprobar que la mayoría de los trabajadores estuviera de acuerdo con ésta.

El Sitrajor informó que alistará un amparo contra esta resolución.

Mientras esto sucede, La Jornada continúa publicándose, manteniendo también en funcionamiento su página de internet así como sus redes sociales.

 

#LGS

 

 

 

 


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail