Regresar arriba


Los lujos de “El Chapo” Guzmán

Tenía aviones, casas en todas las playas y ranchos en todos los estados.

Al momento

Sigue el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán, en la Corte de Brookyln, en Nueva York.

En su segundo día testificando, Miguel Ángel Martínez Martínez, alias “El Teloloche” o “El Gordo”, se refirió a  la vida de lujos y opulencia en los primeros años del “Chapo” como narcotraficante y quien se llegó a convertir en “El rápido”, el más veloz en el tráfico de cocaína de Colombia a Estados Unidos.

Relató que en los primeros años de los noventas, los cargamentos de droga eran tan voluminosos y aportaban tantos beneficios que “El Chapo” se dio a todos los placeres de la vida.

“Cuando le conocí no tenía jet. En los noventa ya tenía cuatro, pero no se quedó ahí también tenía casas en todas las playas y ranchos en todos los estados”.

Explicó que en Acapulco tenía una casa muy bonita con muchas albercas, que costó 10 millones de dólares y donde tenía un yate llamado “Chapito”. Martínez también dijo que el Chapo tuvo un rancho en Guadalajara donde había leones, tigres panteras y venados. Y los turistas podían visitarlo gracias a un trenecito.

Los viajes del Chapo y el Gordo

El ex piloto del Chapo narró que viajaron por todo el mundo, tanto por negocios para buscar más fuentes de droga, especialmente heroína asiática, como por placer, a veces para jugar a las apuestas, una fascinación de Joaquín Guzmán.

Entre los países visitados Brasil, Argentina, Japón, “toda Europa” y hasta Macau “para jugar”.

Las mujeres del Chapo

Miguel Ángel Martínez Martínez también habló de las mujeres de El Chapo, quien de la vida de ostentación pasó también a la vida privada, manteniendo a la vez entre “cuatro y cinco mujeres”.

Agregó que por su vanidad una vez viajó a Suiza, a una clínica “donde te ponen células para mantenerte joven”, en un momento en el que mantenía entre cuatro y cinco mujeres a la vez.

Gastaba entre 10 y 12 millones por mes en sobornos para la policía, en sistemas de comunicación hipersofisticados y hasta en pagos a “sus cuatro o cinco señoras”,

Un hombre muy generoso

“El Gordo” dijo que el Chapo fue un hombre muy generoso y compartía parte de sus ganancias con sus trabajadores y lacayos. Dijo que a él, le regaló un reloj Rolex con brillantes, y un diciembre obsequió más de 50 coches de alta gama, de más de 30 mil dólares cada uno.

Luego Miguel Ángel Martínez Martínez reveló como estalló la guerra entre el Chapo  y los hermanos Arellano-Félix del cártel de Tijuana.


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail