Regresar arriba


Tomar vino; ¿es bueno para el corazón? 🍷

Si no tomas vino, otras opciones para consumir flavonoides son: el té, la cebolla, el ajo, la manzana y la cereza.

Breaking good

El vino es saludable cuando se bebe en cantidades apropiadas, los expertos recomiendan una copa al día, pero ¿cuál es el vino que debemos consumir?, y más aún pensando en nuestra salud cardiovascular. 

Según la Asociación Americana del Corazón, existen un gran número de estudios científicos que han abordado durante las últimas décadas el consumo moderado de alcohol y su asociación con el menor número de muertes por enfermedades del corazón en ciertos núcleos de población. La mayoría de las investigaciones sugieren que los beneficios pueden deberse al consumo de vino, especialmente el tinto; una bebida rica en flavonoides que proporcionan un efecto vasodilatador, beneficioso para las arterias, taninos y polifenoles que están presentes en las semillas y la piel de la uva, que funcionan como antioxidantes contra las moléculas conocidas como radicales libres.

View this post on Instagram

Viernes de vino no te acabes 🥺💜

A post shared by Mariela Torres (@_marielatorresc) on

Si tomamos vino tinto con moderación es bueno, por ejemplo; un trago antes de la comida ayuda a relajarse después de un día muy estresado o un trago ocasional con los amigos puede ser un tónico social, lo que provoca efectos tanto físicos como psicológicos, que pueden mejorar la salud y hacer sentir bien a quien lo está consumiendo.

 

Es clara la evidencia que el consumo moderado de alcohol protege contra la enfermedad coronaria y contra los accidentes cerebrovasculares isquémicos (obstrucción de una arteria del cerebro). Los franceses de mediana edad que han sufrido un ataque cardíaco y beben dos o más vasos de vino regularmente, tienen el 50% menos de probabilidad, que quienes no beben, de experimentar un segundo ataque cardíaco.

En las uvas, los flavonoides se concentran en la piel. Cuando los productores hacen el vino tinto, le dejan la piel en el caldo a fermentar. En contraste, en el vino blanco, el hollejo es removido. Como resultado el vino tinto tiene niveles más altos de flavonoides que el vino blanco.

La moderación es la clave para obtener beneficios del vino. El menor riesgo de enfermedades cardiovasculares se obtiene con una o dos copas al día. Más de eso, el riesgo aumenta.

 

Te recomendamos acompañar el vino con su mejor maridaje, recuerda que entre más fuerte es el sabor y el color, puedes maridarlo con comida grasa o condimentada, si el vino es ácido o afrutado, se recomienda con pastas, ensaladas o carnes frías.

 

Si no tomas vino, otras opciones para consumir flavonoides son: el té, la cebolla, el ajo, la manzana y la cereza.

Con información de: Giovana Ferreira


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail