Regresar arriba


Las fantásticas cosas que no sabías de la Estatua de la Libertad

Considerada como Patrimonio de la Humanidad, la Estatua de la Libertad es un referente de los ideales de mujeres y hombres.

Cultura pop

E 17 de junio de 1885 arribó a las costas neoyorkinas un regalo insuperable de Francia para Estados Unidos.

Los estadunidenses recibieron con una gran expectativa un obsequio tan genial como su misma construcción: Liberty Enlightening the World o, en francés, La Liberté éclairant le monde es el nombre con el que hoy conocemos a la Estatua de la Libertad.

La Libertad iluminando al mundo es uno de los monumentos con mayor presencia en Nueva York. Su significado icónico e histórico hacen de la estatua un referente obligatorio de la defensa de los derechos humanos.

Además de iluminarnos, este gran monumento constituye una creación artística que corrió a cargo de arquitectos franceses. Éste y otros datos te dejamos para que conozcas lo asombrosa que puede llegar a ser una idea y cómo puede desarrollarse hasta convertirse en una magnífica referencia de los ideales de hombres y mujeres.

Un regalo del pueblo francés

En conmemoración a la independencia de Estados Unidos (4 de julio de 1776) y el apoyo que Francia dio a la emergente nación, el historiador francés Édouard René de Laboulaye propuso que su país hiciera un regalo para festejar, en ese entonces, el centenario de la Declaración de Independencia de las trece colonias inglesas.

Corría la fecha de 1871 y, aunque algunos sectores de la sociedad y la política francesa protestaron ante esta propuesta, el escultor Frédéric Auguste Bartholdi se entrevistó con las autoridades de Estados Unidos para llevar a cabo este proyecto.

Así que consideraron construir un monumento que representara los ideales de la independencia de Estados Unidos, los lazos de libertad entre el país anglosajón y Francia, como un referente de la apertura de América a Europa y viceversa.

Los gastos corrieron, en su mayoría, a cuenta de los ciudadanos y el gobierno galo. Un pequeño porcentaje del dinero invertido en la Estatua de la Libertad fue cubierto por Estados Unidos. Pero, sin importar quiénes habían aportado más, el 28 de octubre de 1886 fue inaugurada la estatua.

Una mujer, símbolo de la libertad y la emancipación

Hecha de un armazón de cobre y hierro, este monumento fue diseñado por Frédéric Auguste Bartholdi y Alexandre Gustave Eiffel, quien se encargó de la estructura interna. El arquitecto franco-suizo Maurice Koechlin fue quien dirigió la obra.

Además de ser reforzada con estos metales, la Estatua de la Libertad está hecha de oro.

En su mano derecha porta una antorcha, referente de la libertad, que fue cubierta en láminas de oro de 24 kilates en 1986. En la mano izquierda sostiene las tablas que representan la Declaración de Independencia de Estados Unidos.

Y además, tiene otros grandes detalles: los siete rayos de la corona representan los siete mares de los continentes, uno de sus pies está encadenado y su posición está dirigida hacia Europa, como un símbolo del puente cultural que da la bienvenida a una tierra independiente.

En 1984 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

De Nueva York para el mundo

Existen otras réplicas de la estatua. Las puedes encontrar cuando vayas de viaje a Francia, en la región de Burdeos, al sudoeste. La réplica fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial por el ejército alemán pero ésta fue reconstruida en el año 2000.

También hay una copia en Las Vegas, Nevada; ésta mide la mitad del original y se encuentra en el New York-New York Hotel.

En Argentina, en el parque Barrancas de Belgrano, puedes encontrar la versión latina de la estatua.

Situada en la Isla de la Libertad, la obra original consta de 22 pisos (354 escalones) y su plataforma de observación en el pedestal tiene una gran panorámica del puerto de Nueva York.

Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, el monumento fue cerrado a la visita del público, sin embargo, en 2004 el acceso volvió a ser libre.

93 metros de altura y 225 toneladas son las medidas de un sueño que continúa viviendo en todos los ciudadanos del mundo listos para visitar la Estatua de la Libertad.

 

#LGS

 

 

 


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail