Regresar arriba


Las historias cuasifantásticas de Amado Carrillo, el Señor de los cielos

Pistolas de oro, palacios al estilo de Las mil y una noches y flotas de aviones eran los tesoros y lujos del capo Amado Carrillo.

Cultura pop
univision.com

El palacio de ‘Las mil y una noches‘, una vuelta por el cielo a contra reloj para conquistar a una mujer, pistolas de oro y hasta su propio apodo fueron ejemplos de la vida excéntrica que llevó Amado Carrillo Fuentes (17 de diciembre 1956- 4 de julio 1997) alias ‘El Señor de los cielos’.

Amado Carrillo asistió al Hospital Santa Mónica, en la Ciudad de México, para realizarse una operación facial.

El objetivo era que con los cambios en su rostro, la autoridad y sus enemigos no lo reconocieran. Sin embargo, de acuerdo con la Procuraduría General de la República (PGR), la operación no fue exitosa y el líder del cártel de Juárez falleció por la depresión de los centros respiratorios, consecuencia del consumo de sedantes y anestesias.

Ahora, las anécdotas sobre su muerte y su vida son hechos inverosímiles, reales, magnificados o una cruel descripción del mundo del capo que llegó a ser uno de los más poderosos del país.

El Señor de los cielos

Fue buscado por las autoridades de Estados Unidos, Colombia, Argentina y México. Después de la muerte del colombiano Pablo Escobar, “El Señor de los cielos” se ganó un nombre en el mundo del narcotráfico y se convirtió en el capo más poderoso de aquella época.

Su alias se lo ganó porque el negocio se basaba en utilizar avionetas para trasladar la droga- cocaína- a Estados Unidos.

Un palacio en Sonora

Carrillo construyó una casa al estilo del famoso cuento árabe “Las mil y una noches“. Ubicada en la colonia Pitic, zona residencial de Hermosillo, esta construcción era el reflejo de la ostentación de Carrillo Fuentes, quien en el afán de demostrar su poderío hizo que la casa tuviera cúpulas y detalles lujosos.

Telenueve

La casa también contaba con un pasadizo que conducía a otra calle, en caso de cateos policiacos. Era tan extensa que ocupaba toda una cuadra y era referente del imperio creciente de Amado.

Pistolas de oro

El capo siempre mostró su gusto por las joyas y el oro. Y como se trataba del jefe, él se mandó a hacer pistolas que tuvieran sus iniciales marcadas en oro, así como la empuñadura.

Amantes y un viaje a la luna

Aunque Carrillo Fuentes estaba casado, el capo tenía amantes a quienes les hacía promesas desmedidas.

Una de éstas, de acuerdo con anécdotas de la gente, fue el viaje que “El Señor de los cielos” emprendió con una de sus amantes para perseguir a la luna. El capo voló durante varias horas por distintos puntos del mundo para escapar del amanecer junto con su amante.

Jefe de jefes

En 1997, Los Tigres del Norte lanzaron la canción ‘Jefe de jefes’. La gente prefería decir que esta canción tenía dedicatoria para el capo.

Los Tigres eran el grupo favorito del narcotraficante así que esta anécdota cuasifantástica se suma a los altares dedicados a él en distintas regiones de México, comenzando por la casa de la señora Aurora (QEPD), madre del capo.

 

 

#LGS

 


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail