Regresar arriba


María Félix: sus empoderadas y feministas lecciones para todas las mujeres

Sus títulos cinematográficos más conocidos son ‘Doña Bárbara’, ‘Dona Diabla’, ‘Tizoc’, ‘La Generala’ y ‘Enamorada’.

Entretenimiento

Un referente de la belleza y la cinematografía mexicana, María Félix una mujer revolucionaria que puso ante los ojos de todos, la imagen del fuerte carácter femenino.

Su actitud rebelde y contraria a los estereotipos hasta a la fecha impuestos, en los que las mujeres mexicanas debían ser sumisas y sometidas a su ‘macho’, hizo que los ojos del mundo se posaran sobre ella.

‘La Doña’ como fue conocida nació un 8 de abril de 1914 en un rancho cercano a Álamos, Sonora. Quienes la conocieron desde niña confirman que su espíritu rebelde la llevó a desdeñar las actividades ‘propias’ de las niñas de su época, muestra de ello fue que María fue una excelente jinete.

Su debut en el cine fue de la mano del afamado director Miguel Zacarías, en la cinta ‘El peñón de las ánimas’, en la que compartió crédito con quien se convertiría en su esposo: Jorge Negrete.

Referente mundial

El trabajo de María Félix se vivió en toda Latinoamérica y Europa, sobre todo en España, Italia y Francia.

Sus títulos cinematográficos más conocidos son ‘Doña Bárbara’, ‘Dona Diabla’, ‘Tizoc’, ‘La Generala’ y ‘Enamorada’.

Pero sin duda, sus frases llenas de empoderamiento femenino son más que nunca vigentes y una lección para todas las mujeres.

Aquí algunas:

“Desde el principio de los tiempos, los hombres se han llevado lo mejor del pastel. Yo tengo corazón de hombre y por eso me ha ido tan bien”.

 

“Yo soy liberal porque siempre hago lo que quiero”.

 

“(Represento) a la mexicana triunfadora que no se deja. Yo no soy una dejada. Nunca lo fui”.

 

“Soy una mujer extremadamente antisocial, prefiero tener la atención de un solo hombre brillante que la de una horda de imbéciles”.

 

“No me des consejos, yo puedo cometer errores sola”.

 

“¡Flores! ¡Odio las flores! Duran un día y hay que agradecerlas toda la vida”.

 

“La mejor manera de amar a alguien es aceptarlo tal como es”.

 

“Muchas mujeres que yo conozco se ponen tristes porque ya no tienen los 20, los 25 años. A mí no me importa. Yo tengo la edad que tengo”.

 

“Para que un hombre pueda saber cómo es la mujer de su casa necesita probar otras. También la mujer. La cosa debe ser pareja”.

 

“Estoy hasta arriba de la cabeza de los pendejos y, sobre todo, de los que nos quieren seguir viendo la cara. Y como algunos hombres no se ponen los pantalones, nosotras hoy nos los vamos a poner”.

 

Hoy también en su aniversario luctuoso, recordemos los grandes mensajes de una mujer revolucionaria.


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail

Camino, observo, pregunto y escribo.