Regresar arriba


¡Crónica! Día de perros… inició la Cuarta Transformación

El 1 de diciembre de 2018 fuimos testigos de un hecho histórico, el país viró del centro a la izquierda y por esa vía deberá ir los próximos 6 años.

Política
AMLO

Por Omar Niño

El 1 de diciembre de 2018 fuimos testigos de un hecho histórico, el país viró del centro a la izquierda y por esa vía deberá ir los próximos 6 años, el trayecto es claro pero el camino incierto.

Ese sábado fue feriado en la Ciudad de México, a las 7:30 am inicié mi cobertura con una entrevista al senador por San Luis Potosí Marco Gama Basarte, con corbata azul y traje oscuro, el senador y yo recorrimos en su vehículo desde el Paseo de la Reforma al Congreso de la Unión, en el camino el senador dejó ver que los del PAN se portarían bien, pero se harían sentir en la toma de protesta y en el gobierno del nuevo presidente.

Antes de las 9 de la mañana los diputados federales comenzaron a internarse al pleno, para iniciar la sesión y marcar sus posicionamientos previo a la investidura presidencial, la potosina Guadalupe Almaguer Pardo, perredista hasta la médula, mostró su ira contenida contra Morena y su ex líder López Obrador, asegurando que Andrés Manuel se fue del PRD un partido a modo.

“El Bronco”, Gobernador de Nuevo León fue el primer mandatario que llegó y declaró que piensa muy diferente a AMLO en el tema del asistencialismo, justo en ese momento arribó el polémico Paco Ignacio Taibo, este personaje llamó la atención de los medios de comunicación ahí presentes: “hijos traen el cuchillo en la mano, no voy hacer declaraciones, me prometí mesura al menos los primeros tres días” dijo el historiador, pero sobre las ”metidas dobladas”, no quiso decir ni una palabra.

Se acercaba la hora, las comisiones de extranjeros llegaban, además de invitados especiales, cerca de las 10 de la mañana llegó el senador Monreal y ante mi pregunta de cómo se sentía, su respuesta fue clara y concisa “luche muchos años, 21 años al lado de Andrés Manuel y hoy me siento muy bien”.

“Es algo inédito lo que vamos a presenciar y es la primera vez para muchas cosas”, fueron las palabras de Adela Micha que llegó como rockstar, vestida al último grito de la moda y con lentes negros. Fue justo en ese momento que con una actitud reprobable, altanero y déspota arribo el potosino Ricardo Gallardo Cardona escoltado por 7 personas, entre ellas el ex encargado de seguridad en la puerta del antro 8 segundos, José Luis Fernández el “Chiquis”, el pollo como se le conoce en nuestras tierras, paso desapercibido por todos. Un poco más tarde llegó el esposo de Anahí, Gobernador de Chiapas y presidente de la Conago que sonriente señaló “Andrés le cumplirá al pueblo de México”.

A las 10 de la mañana en punto llegaron los ‘Cuauhtémocs’, Blanco y Cárdenas, el primero sin querer hablar y con poca educación. El segundo mostrando su señoría al responder de manera educada y sereno, “yo espero que haya cambios para los mexicanos, en seis años veremos si esos cambios llegan”.

De los últimos en arribar fueron Marcelo Ebrard y el polémico César Yáñez, Ebrard prometió que la relación de México en el exterior será “buena e intensa” y el Yáñez acompañado de su guapa esposa atinó a responderme “este no es mi día, este es mi año”.

Andrés Manuel López Obrador tuvo que esperar 18 años para este momento, el 1 de diciembre de 2018, AMLO salió de su casa ubicada en Tlalpan a las 10:21 horas rumbo a San Lázaro.

En el Congreso de la Unión los periodistas e invitados especiales seguían las transmisiones y el recorrido de los presidentes desde sus teléfonos, el entrante se trasladó en su vehículo particular y con poca seguridad, el saliente con un convoy y con el Estado Mayor Presidencial que a su llegada a San Lázaro simplemente desaparecería.

Mientras los Presidentes llegaban al lugar donde se celebraría la ceremonia, los invitados especiales entraban por el patio central de la cámara de diputados, políticos, artistas, periodistas, empresarios, comisiones del extranjero, colaboradores de Andrés Manuel y Gobernadores, todos tenían que mostrar su invitación, un sobre blanco que en el interior llevaba su boleto y su número de asiento a ocupar en este histórico cambio de gobierno y algunos, los menos conocidos hasta su INE les pedían, tal fue la suerte del Gobernador Juan Manuel Carreras que fue detenido por la seguridad sin reconocerlo y tuvo que sacar su billetera para mostrar su identificación y poder acceder al pleno.

A las 10:57 am EPN llegó a Palacio Legislativo fue recibido en medio de un silencio incómodo, y fue la diputada potosina Sara Rocha quién respaldo al Presidente saliente con quien intercambio varias palabas: “Le di las gracias, Peña me dijo que se sentía tranquilo, me pidió que cuidáramos a las instituciones por las que tanto trabajamos”. Me reveló al final del evento la legisladora del tricolor.

Andrés Manuel López Obrador llegó a las 11:11. Entró por la puerta principal.

A las 11:21 horas, Porfirio Muñoz Ledo comenzó el discurso para dar paso a la sesión de la Banda Presidencial.

A las 11:24 horas el Presidente saliente dio la Banda Presidencial al Presidente de la mesa directiva para darla de forma oficial a López Obrador quien enseguida se la colocó con la ayuda del cadete que más tarde encendería las redes sociales.

Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel López Obrador

Un minuto después inició el discurso oficial como Presidente Constitucional de México, AMLO empezó diciendo que se iniciaba la Cuarta Transformación de México.

Llegó el momento que no les gustó a muchos mexicanos, al exculpar a los corruptos y decir que no habría cárceles suficientes para los que saquearon la nación: “no es mi fuerte la venganza. Si bien no olvido, sí soy partidario del perdón y la indulgencia”.

Sobre la corrupción en su mandato dijo que sólo se responsabiliza por su hijo menor de edad: “dejó en claro que si mis seres queridos cometen un delito deberán ser castigados”, enfatizó.

En ese instante apareció Marcelino Rivera diputado del PAN, con una cartulina pidiendo que baje el precio de la gasolina, junto a su bancada el legislador gritaba y se desgañitaba.

Se comprometió a bajar el precio de la gasolina, no sin antes decirles a los del PAN que ellos votaron por el incremento y ahora son quienes piden que baje la gasolina.

Señaló que no permitiría el fracking, un anunció que fue festejado por el super delegado de San Luis Potosí, Gabino Morales, que ocupaba uno de los lugares para invitados especiales.

Ya casi al final AMLO agradeció a los mandatarios presentes, mencionó a Nicolás Maduro, lo que incendió el salón, con gritos y pancartas de “Maduro, no eres bienvenido”.

A las 12:44 horas, el nuevo Presidente dijo lo que para mí fueron unas de las líneas más importantes para el país: “no me reelegiré que quede claro, me someteré a la revocación del mandato, porque quiero que el pueblo siempre tenga las riendas del poder en sus manos”, mencionó y dijo que en dos años habrá consulta ciudadana para que “el pueblo decida si quieren que siga en el mandato”.

Posteriormente, Muñoz Ledo, pidió a los presentes que se pusieran de pie para entonar el Himno Nacional el cual fue entonado con gran pasión por el público ahí presente.

A las 12:46, Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador se dieron la mano, el nuevo presidente fue acompañado por el potosino Marco Gama quién conformó la comitiva de acompañamiento.

A las 13:00 horas pude recoger cuatro opiniones finales, la del Gobernador de Jalisco Enrique Alfaro, quien dijo que aún no sueña con ser el próximo Presidente, la del periodista Carlos Loret que se dijo sorprendido por la ovación otorgada a la hija de Donald Trump, la de Carlos Slim que sobre las críticas al neoliberalismo de AMLO se mostró optimista y dijo que la crítica fue a la corrupción y no a los empresarios y la de Emilio Azcárraga, director de Televisa que solo volteó a contestar: “yo siempre quiero que a México le vaya bien”.

Por la tarde el Zócalo se llenó de seguidores de AMLO, las banderas costaban 20 pesos y se vendían como pan caliente, los monos de peluches del nuevo mandatario estaban a 50, por fin llegó, al grito de ¡presidente! ¡presidente! AMLO levantó las manos y los gritos y lágrimas aparecieron entre los asistentes…. la bandera de México ondeaba en medio del pueblo y su líder, enmarcado por un cielo rojo de esperanza y pasión.

 

 


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las noticias relevantes en tu e-mail